La violencia es todo acto intencional, dirigido a dominar, controlar, agredir o lastimar a alguien más, puede ocasionar daños irreversibles. Implica un abuso del poder mediante el empleo de la fuerza bien sea física  psicológica, económica..  

Casi siempre es ejercida por las personas que tienen el poder en una relación, como el padre y/o la madre sobre los y las hijas, los y las jefas sobre los y las empleadas, los hombres sobre las mujeres, los hombres sobre otros hombres y las mujeres sobre otras mujeres, pero también se puede ejercer contra uno mismo.


La violencia, bien como conducta de relación o como método de resolución de conflictos entre las personas, deriva en consecuencias nefastas y destructivas, tanto físicas como psíquicas (la violencia doméstica, en el trabajo, en la escuela).  

En la escuela la violencia se ejerce como modo de control. Cualquier niño, niña o adolescente víctima o testigo de un acto violento, además de sufrir la consecuencia dolorosa inmediata, interioriza una experiencia negativa mediante la cual aprende el mecanismo de la conducta violenta. Muchos de ellos acaban concluyendo que en el mundo lo que funciona realmente es la ley del más fuerte, además esta creencia queda reforzada con los acontecimientos bélicos y violentos que ven a través de los medios de comunicación.

 Otros, aprenderán que el modo de quedar a salvo de ser víctima, es aliándose con el agresor.

Además, los agresores, acostumbrados a conseguir beneficios mediante su conducta, aprenden e interiorizan que el uso de la violencia es un modo práctico de conseguir cosas, de esta forma, están construyendo el camino para convertirse en delincuentes.

La definición más aceptada y utilizada de bullying, también denominado con otras acepciones (acoso escolar, maltrato entre iguales, violencia entre iguales…) es la formulada por Olweus (1999).

 Este investigador considera que un estudiante está siendo intimidado cuando otro estudiante o grupo de estudiantes le dice cosas mezquinas o desagradables, se ríe de él o ella o le llama por nombres molestos o hirientes. Le ignora completamente, le excluye de su grupo de amigos o le retira de actividades a propósito. Golpea, patea y empuja, o le amenaza. Cuenta mentiras o falsos rumores sobre él o ella, le envía notas hirientes y trata de convencer a los demás para que no se relacionen con él o ella.

 Estas conductas ocurren frecuentemente y es difícil para el estudiante que está siendo intimidado defenderse por sí mismo.

 También es bullying cuando un estudiante está siendo molestado repetidamente de forma negativa y dañina. Pero no lo podemos llamar bullying cuando alguien se mete con otro de forma amistosa o como en un juego. Tampoco es bullying cuando dos estudiantes de la misma fuerza discuten o pelean.

La violencia en la escuela es un hecho que ocurre de un modo frecuente y en muchas ocasiones es necesario identificarlo precozmente para que se minimicen las consecuencias que en algunos casos pueden ser devastadores para salud de todos los afectados. En la violencia escolar hay diferentes personas implicadas; esté el menor acosado, el acosador o acosadores y el resto de los menores que consienten el acoso.

  ¿ Como se detecta el acoso y como se diferencia de un conflicto entre iguales? 

Normalmente la diferencia es la intensidad y persistencia del abuso y la percepción por parte del niño/a acosado/a de que cualquier cosa que haga es inútil o ineficaz para salir de la situación de maltrato dentro de la escuela. Una vez detectado el problema hay que evaluar la incidencia y las consecuencias en los diferentes implicado e intervenir a nivel escolar y/ o terapeutico cuando las consecuencias psicológicas se han evidenciado.

 La forma de intervenir a nivel escolar cuando la prevención primaria ha fallado es establecer sanciones inmediatas a los acosadores y dar apoyo sin condiciones a los acosados. Las posibles consecuencias psicolgicas en las personas implicadas. En los acosados:

  •  Problemas de autoestima Dificultades de relación
  • Problemas mentales( ansiedad, depresión, trastornos alimentarios)
  • Problemas en la escuela ( problemas de rendimiento escolar)

En los acosadores:

  • Problemas de relación en la adulted.
  • Aprender que comportarse violentamente no tiene consecuencias negativas y esto puede generarle consecuencias legales futuras.

Publicado: 11 de Abril de 2018